domingo, 10 de julio de 2011

~Capitulo 9~

- ¿David.. ? - Estaba tan cambiado, parecía realmente triste.
- Perdóname, fui un idiota.. - Bajo la mirada.
- No pasa nada.. Todos cometemos errores. - Le sonreí. No soportaba ver a la gente triste.
- Es que odio que mi hermano sea como es. - Cogió mi mano y me hizo seguirlo, no hablamos hasta llegar a una pequeña casita de madera.
- Un pequeño paraíso para evadirme, -dijo con una leve sonrisa- me encantan venir a componer, y esas cosas. -
En guitarra posada un pequeño sofá de dos plazas. - Me lo construyo mi padre antes de morir en una guerra. Le suplique que no se alistara. - Su rostro ya no mantenía esa leve sonrisa que inspiraba confianza. Se acerco a su guitarra y la apoyo en el suelo. Ofreciéndome después un sitio a su lado en el sofá.
- ¿Compones con la guitarra? - Le sonreí mientras me sentaba a su lado.
- Si, le prometí a mi padre que seguiría tocando, antes componíamos juntos. - Cogió la guitarra y comenzó a tocar una linda melodía. Era suave, te transmitía tristeza. - ¿Te gusta? - asentí rápidamente, se me olvido completamente mi antiguo propósito. - Por cierto. ¿Hoy fue cuando volviste de Galicia? ¿Te quedaras aquí? - Su rostro parecía suplicarme que me quedara.
- No se si lo sabes, pero fui allí .. por mi problema.. por la anorexia.. pero ya me quedo aquí.
- Estas muy guapa. - Me sonrió amigablemente.
- Muchas gracias. - Me miro de forma extraña, su cálida mirada me inspiraba confianza.
Se acerco a  mi y me paso el brazo por encima de mis hombros, me acomode abrazada a él, los dos necesitábamos apoyarnos en alguien que pueda entendernos. Estábamos en silencio, los dos sabían que tan solo así podrían superar los fantasmas del pasado. Abrí los ojos y por la pequeña ventana resplandecían los rayos del sol, pero seguía siendo un lugar oscuro. En la esquina más oscura había una sombra, "sera David" pensé, me levante y me asuste al ver que había dormido aquí, mis padres estarían histéricos.
-¡Ahhhh mis padres me matan! - No se porque lo grite pero al ver el rostro de David me sentí mas calmada.
- Tranquila, avise a tus padres. Les dije que te quedaste a dormir conmigo y dijeron que no pasaba nada, dijeron que necesitas salir de casa. - Me sonrió, otra vez esa sonrisa cálida. Me encantaba que fuese así.. En realidad David era como un niño necesitado de alguien que le recuerde que vivir vale la pena. Eva tenia razón, todos necesitamos ser queridos.
- Gracias. Pero..
Antes de poder decir algo David, leyéndome la mente me dijo.
- Hoy, domingo, te quedas conmigo, esta tarde iremos a la playa a pasear, y así te presento a Laura. - Se sonrojo a decir el nombre.
- ¿Te gusta Laura? - Mi sexto sentido salio a la luz.
- Un poco, pero no digas nada por favor.
- Soy una tumba. - Dije cruzando los brazos imitando ser una momia. Reímos y seguimos bromeando hasta que David se le ocurrió una idea no muy buena..
- Vamos a desayunar a mi casa. - No era por comer, si no por Dani, no quería verlo. Al ver mi rostro me sonrió. - Dani no esta. - Tranquilidad.
Calma. Alivio. Felicidad. ¿Que más podía pedir? Parecía otra persona.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

Datos personales

Mi foto
Ilusionada.. Intentando cumplir un sueño (L) shandy-dreams@hotmail.com